AYER LLORÉ PENSANDO EN TI



Ayer lloré.
Hacía tiempo que no lo hacía
pero, ayer lloré.
Y lo hice de una forma incontrolada,
agónica y silenciosa.
Ayer lloré pensando en ti,
rememorando aquellos momentos tan nuestros
plagados de tantos sueños vacíos
e ilusiones venideras...
recordando aquellos instantes mágicos
y esos besos tuyos
tan apasionados y húmedos
que tras posarse en mi boca
me regalaban un intenso y prolongado
sabor a ti.
Ayer lloré amargamente,
embriagado por ese perfume
fresco y afrutado que me hacía recordar
la forma tan peculiar y genuina que tenías
de hacerme el amor.
Ayer lloré.
Si, ayer lloré mientras contemplaba
con una absoluta inapetencia
cómo una diminuta mariposa amarilla,
tras perpetuar en el aire
una extraña sucesión
de interminables y variopintas piruetas,
se posaba
en una de las tres rosas blancas
que decoran tu lápida.

Jesús Angel Bordonaba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TRISTE ROMANCE DEL CERDITO ENAMORADO ( CUENTO )

PASEO NOCTURNO

EL DESVÁN DE MI ABUELO