Entradas

CUANDO YO MUERA..

Imagen
Cuando yo muera, la tarde
se perderá en el ocaso
y repicarán campanas
con sonido entrecortado
tañendo en tono muy lento...
melancólico... apagado...
lanzando al aire gemidos
desde el viejo campanario... Cuando yo muera, el silencio
transitará el camposanto
y lloriquearán las viejas,
y un soliloquio de salmos
anegará las gargantas
de hombres, mujeres y ancianos,
que al cielo alzarán su vista,
presos de dolor y llanto. Cuando yo muera, el suspiro
de un corazón destrozado
bordeará los cipreses
recorriendo palmo a palmo
las cruces del cementerio...
Y volverás muy despacio
a la que fue nuestra casa...
Y allí quedarás llorando.
Jesús Angel Bordonaba

SONRISA VERTICAL

Imagen
Sonrisa vertical y desdentada,
glotona tragadora y sugerente,
de mordida voraz, mordaz e hiriente
de suave y esponjosa dentellada. Carnívora caverna almidonada,
guarida de pasión, lúbrica fuente
de dicha y de fruición, grato relente,
herida prominente y escarpada. Refugio del amor, fiel acomodo
de lúdica pasión y de amor fiero
que anuncia muerte y que supura vida. No busco en tí el placer, de cualquier modo
al mundo anuncio y con ansia espero
la dulce percepción de tu mordida.

Jesús angel bordonaba

¿NOCHE MÁGICA...?

Imagen
"Esta noche no han pasado"
y no....¡No han dejado nada...!
He buscado y rebuscado
y asomado a la ventana
solo he visto allá a lo lejos
una luna plateada.
Ni rastro  había de Reyes,
ni señal de cabalgata...
mis dos zapatitos llenos
de ilusiones y esperanza
permanecían callados
al filo de la alborada.
Una lágrima he notado
que tímida resbalaba
dibujando un amplio cerco
alrededor de mi cara.
Es igual que no viniéseis...
Es igual...¡no pasa nada...!
Al Cielo le he sonreído
y he regresado a mi cama....


Jesús Angel Bordonaba.

¿ NOCHE DE REYES...?

Imagen
Sueña el niño con un tren
y un soldadito de plomo,
y un caballo de cartón
y una pelota, y un trompo...
Sueña en la Noche de Reyes,
el niño.   Sueña dichoso
mientras luce una sonrisa
perfilada entre su rostro.


Su madre lo mira y llora
y  le da un beso sonoro,
pues sabe que no habrá tren,
ni soldadito de plomo,
ni caballo de cartón,
ni una pelota, ni un trompo...
Que de largo pasarán
Los Reyes.  De cualquier modo....
...quizás al año que viene...
...o quizás tal vez al otro...


Jesús Angel Bordonaba




GEMÍA UN TRISTE ARPEGIO...

Imagen
Gemía un triste arpegio en cuerdas de violines
al son de una sonata de Schubert, y el salón,
permanecía ajado en efluvio de jazmines
y aromas de  magnolias, prendidos de  un jarrón.

Rosana va ceñida en ricos alamares
y finas pedrerías llegadas de ultramar,
en hilos plateados de míticos collares
y enaguas y jubones y flores de azahar.

La distinguida indiana de rostro nacarado
mirada ensoñadora...recuerdos de un ayer,
deshoja margaritas con porte almidonado

y sueña y mira al cielo con especial cuidado
y brilla más si cabe su rostro enamorado
leyendo apasionada los versos de Gautier.

Jesús Angel Bordonaba.

EL REFUGIO DE UN POETA

Imagen
En una angosta buhardilla
asoman  recuerdos rotos,
vertidos  en viejas fotos,
bajo una vela amarilla.
La tenue luz de bombilla,
una ventana indiscreta
y una artesanal  maleta
que acoge sueños robados
son los testigos callados
de la historia de un poeta.


Jesús Angel Bordonaba.

EL DESVÁN DE MI ABUELO

Imagen
He rastreado el desván
de la casa de mi abuelo.
Es una estancia pequeña
llena de cacharros viejos,
de trastos y cachivaches
apilados sin concierto,
escondidos tras el polvo
e impregnados de recuerdos.
Un caballo de cartón
me ha hecho un guiño desde lejos.
¡Cuántas veces lo he montado
en mis juegos de pequeño!

Una menuda petaca
junto a un maletín de cuero...
tacitas de porcelana
propias de un ajuar de cuento...
una vieja bicicleta...
un libro de Samaniego...
un portarretratos roto...
una foto en blanco y negro
donde podía leerse
a duras penas ¡Te quiero!...

También he visto y me he visto
reflejado en un espejo,
Y mirándome a la cara
en mí  he visto a mi abuelo.
Y  de pronto  he recordado
el duro "tic-tac" del tiempo
que pasa sin pausa...y pasa...
Y allí he quedado en silencio.

Jesús Angel Bordonaba.