Entradas

PASEO NOCTURNO

Imagen
Salí anoche a pasear
por las calles empedradas
del casco viejo del pueblo,
donde dormita mi casa. Lucía la luna llena
en la amplia noche estrellada,
ostentando en su reflejo
hebras de seda y de nácar. La suave brisa del río
tímidamente llegaba
atrayendo a mis recuerdos
el destello de tu cara. La luna me sonreía,
las estrellas centelleaban
lanzando guiños y adioses
hechos de leche y de plata. El silencio de la noche,
tu recuerdo y la alborada
proferían mis pesares
sobre el lucero del alba...
Jesús Angel Bordonaba

LLUEVE EN ZARAGOZA

Imagen
·
Llueve sobre Zaragoza.
Cae la lluvia. El aguanieve
arrecia con la ventisca.
Sopla el Cierzo. Llueve...llueve... Llora el cielo gris plomizo.
Descarga sobre el asfalto
amplios jirones de lluvia
y el pavimento mojado
refleja trazos ambiguos
en el agua de los charcos.
Una nube de paraguas,
de taxis maniobrando,
de autobuses y tranvías
y coches tocando el claxon,
cohabitan bajo la lluvia.
Bulle el cielo abotargado
de cárdenos nubarrones
que estrellan desde lo alto
gotas que repiquetean
sobre cristales mojados
y salpican las aristas
del friso de los tejados. Llueve sobre Zaragoza.
Cae la lluvia. El aguanieve
arrecia con la ventisca.
Sopla el Cierzo. Llueve y llueve...
Jesús Angel Bordonaba

ESTAMPA PRIMAVERAL

Imagen
Una linda mariposa
 con las alas de  cristal
se encandiló de una rosa
que pendía de un un rosal.

Se aproximó alegremente
con aleteos pausados
y se posó dulcemente
en sus estambres dorados.

Una abeja primorosa
que volaba hacia el panal
vio a la bella mariposa
y a la rosa en el rosal.

 Con encendido embeleso,
desde la hoja de un laurel
les lanzó un sonoro beso
hecho de cera y de miel.

Jesús Angel Bordonaba

HOY PIENSO EN TI

Imagen
La inmensidad de la noche me doblega.
Miro al cielo, inmenso, iluminado
por un prodigioso titilar de estrellas
y pienso en tí. Mi corazón enamorado,
absorto en lo infinito, te recuerda,
te anhela, y se pregunta
adónde se esconde aquella
sonrisa tuya, aquellos besos,
tu mirada...
tus mohines. Esos gestos tan tuyos
que adornaban tus palabras...
Miro al cielo, abigarrado
de corazones rotos que deslucen la alborada
y lloro. Lloro, sí desconsolado
respirando la honda calma
de ese piélago infinito
que a la vez acongoja y reconforta mi alma.
Miro al cielo y te veo a tí, sonriendo
y guiñándome un ojo desde lo alto. Jesús Angel Bordonaba.

REPOSO

Imagen
Tras el dulce pecoreo
libando atractivas flores
salpicadas de colores,
se oye un dulce revoleo.
Con gracioso contoneo
y elegancia primorosa,
sobre el cáliz  de una rosa,
una abejita zumbando
se perfila, y aleteando,
tímidamente se posa.

Jesús Angel Bordonaba

LA ANCIANA

Imagen
Siempre en la misma estancia, en un rincón sentada,
un paño, una toquilla ...siempre la misma mueca,
los ojos entreabiertos...la cara ajada, seca
y un halo de tristeza exiguo en su mirada. Dos alpargatas rotas, las brasas de un brasero,
una silla de anea, las cuentas de un rosario,
colgado de su cuello va un viejo escapulario
y unas rosas marchitas deslucen un florero. Un ceniciento moño corona su cabeza,
en un bastón de enebro apoya la barbilla
y espera que la noche traiga un nuevo “mañana”. Sonríe y mira al cielo cargada de tristeza
e inmóvil y adherida al respaldo de la silla
espera… Así transcurre la vida de la anciana.
Jesús Angel Bordonaba

RECOGIMIENTO

Imagen
RECOGIMIENTO

La tarde estaba lluviosa, melancólica, apagada, y al paisaje ceniciento lanzaba guiños el agua.

Las campanas de la iglesia, afligidas, apenadas, tañían tocando a muerto con tristes notas pausadas.

La lluvia en los ventanales, llorosa repiqueteaba y cárdenos nubarrones cubrían calles y plazas.

Yo, absorto permanecía, triste, junto a la ventana contemplando en los cristales el reflejo de tu cara.

Jesús Angel Bordonaba