sábado, 26 de noviembre de 2016

TRISTE ROMANCE DEL CERDITO ENAMORADO ( CUENTO )


En una noche sin luna
y fría noche de Enero,
bajo la capa de estrellas
que prenden del firmamento,
el cerdito y la cerdita
se juran amor eterno
y acrecientan en gruñidos
el devenir de sus sueños.
Él la mira y le acaricia
con su hocico. Y se dan besos
enlazando sus dos bocas
en consentido cortejo.
Y pasean por la granja…
y se afanan sobre el heno…
y alzan  mullido forraje
como improvisado lecho,
estructurando un futuro
plagado de luz y ensueño.
Nunca hubo tanta poesía
pertrechada en tanto verso.
A la mañana siguiente,
fría mañana de invierno,
ataviado en sinsabores
llega alterado el granjero,
escupiendo maldiciones
y bramando juramentos.
Trae garrote en la mano
y en el corazón veneno.
Se aproxima a la cerdita
y tras un grito severo,
consigue embutirla a golpes
en fría jaula de hierro.
¿Por qué…? -pregunta el cerdito-
al ver lo que está ocurriendo.
Se aproxima hacia  su amada,
que le sonríe en silencio,
y le susurra al oído
palabras de amor.   Y un beso
con sabor a despedida
se expande como un lamento.
Ya llevan a la cerdita
en la carreta del heno,
arrebujada en su jaula,
camino del matadero.
Qué sólo queda el cerdito,
herido de amor y preso
en la imagen de su amada,
sus besos y sus recuerdos,
con lágrimas en los ojos
y la mirada hacia el cielo.
Pasaron muy pocos días,
fue ese mismo mes de Enero,
una mañana muy fría
cuando lo encontró el granjero
tendido sobre el forraje
que improvisaba de lecho.
Su boca estaba cerrada,
los ojitos semiabiertos,
el semblante taciturno…
¡estaba el cerdito muerto!
Las frías noches sin luna…
las frías noches de Enero
cuando las estrellas juegan
brillando tras los luceros,
cuentan que allá pueden verse
allá arriba, allá en el Cielo,
al cerdito y la cerdita
jugando…siempre sonriendo,
juntos y viviendo al fin,
la plenitud de sus sueños.

jesús angel bordonaba

No hay comentarios:

Publicar un comentario