MI BARQUITA, LA MAR Y YO.


En la hechura del piélago infinito
mi barquita zozobra y adolece
del flujo de las olas, y padece
el eterno rechazo del proscrito.
Sopla el viento a la vela. Lloro y grito
de miedo y de dolor. Se desvanece
la tarde. Lentamente ya oscurece
y a lo ignoto del mar me precipito.
No amanece. La noche es infinita
y al fondo del abismo negro y quedo
se dirige mi barca huera y fría.
Nadie llora ni lucha. Nadie grita.
no existe mar ni barca…ya no hay miedo,
tan solo enmudeció la poesía.

JESUS ANGEL BORDONABA

Comentarios

Entradas populares de este blog

TRISTE ROMANCE DEL CERDITO ENAMORADO ( CUENTO )

AYER LA VI

EL DESVÁN DE MI ABUELO