CUANDO NO HAY PAN...


CUANDO NO HAY PAN…

Una dama acicalaba
sus vergüenzas con denuedo
y “su cosa”, con el dedo
lentamente  enjabonaba.
 Con vigor se restregaba
allá en su “cueva” de abajo.
Terminado ya el trabajo
dijo entre el espasmo y gusto:
 “Más vale un dedo robusto
que un lujurioso colgajo”.


Jesús Angel Bordonaba

Comentarios

Entradas populares de este blog

TRISTE ROMANCE DEL CERDITO ENAMORADO ( CUENTO )

AYER LA VI

LA JUSTICIA INJUSTA