sábado, 11 de octubre de 2014

SOLO Y MARCHITO

  



Como rosa de nicho en cementerio
y carta en el olvido…
como copa, apurada con desgana,
de tenebroso vino…
como una hoja de  flor de hierbabuena
bañada en el rocío…
como anciano hurgando en sus  recuerdos,
solo y marchito…

Como niño perdido en la ciudad
desorientado y frío…
como toro lanceado en La Vega
sumido en el martirio…
como espiga que crece macilenta
al borde de un camino…
como lirio bañado en “chapapote”,
solo y marchito…

Como pena prendida en la alborada
forjada en desatino…
como pájaro ahogado en propio canto
al que olvidó su trino…
como verso que declama el poeta
al borde del abismo…
así estoy cuando de mi te alejas,
solo y marchito.


Jesús Angel Bordonaba




No hay comentarios:

Publicar un comentario