sábado, 4 de octubre de 2014

EL AMOR DE MI VIDA




No le llega al ombligo la camisa
y abulta lo que miden sus tacones.
Perita en desamor y sinrazones,
experta en el amaño de la visa.
Una mueca reporta por sonrisa
y en su blusa perfilan dos pezones,
y guarda con fervor los corazones,
que ha roto, junto al bol de una repisa.
Esculpida en el mármol de Carrara,
fría y dura, alberga un sentimiento
que arriba y justifica el desencanto.
No hay mujer que mi amor así amara,
sumergiendo mi vida en un lamento,
mas qué le voy a hacer… ¡la quiero tanto…!
Jesús Angel Bordonaba



No hay comentarios:

Publicar un comentario