SUBLIME ELOISA

Sentada junto al piano, sublime está Eloísa,
vestida va de raso, zapatos de charol
y son sus dedos alas, que mueve cual la brisa
a las azules olas, tocando un Si bemol.

Las danzarinas notas que el amor improvisa
irisan el espacio cual pulcro tornasol
y la joven indiana de pertinaz sonrisa
no aparta su mirada del príncipe mogol.

En noble porcelana tazas de té se ofrecen
y dulces fruslerías llegadas de ultramar
hacen las mil delicias de cuantos comparecen

tocados con bordados y ojales de alamar.
Y los enamorados, colmados de embeleso,
afirman sus amores en un sonoro beso.



Jesús Angel Bordonaba.




Comentarios

Entradas populares de este blog

TRISTE ROMANCE DEL CERDITO ENAMORADO ( CUENTO )

AYER LA VI

EL DESVÁN DE MI ABUELO