martes, 21 de enero de 2014

MIS SECRETOS

A voces, mis secretos
horadan en tormento el alma mía
aquejados e inquietos,
en áspera porfía
tornándome a lo oscuro y la agonía.

Llegado a éste estado
de abandono, vacío y de locura
con especial cuidado
y preso en la amargura,
me recojo, del llanto en la premura.

El llanto acaecido
que anega mi alma en místico torrente,
de pena es crecido,
mas, bogo en la corriente
en la oración y el meditar silente.

La vida consagrada
en la oración y el meditar constante,
es vida culminada,
mas nada es bastante,
sin el amor a Dios perseverante.

Jesús Angel Bordonaba

No hay comentarios:

Publicar un comentario