miércoles, 15 de enero de 2014

LA NIÑA POBRE


Con la ropa zurcida y desgastada,
mal trazada y ajada la coleta,
la niña, sonriente y pizpireta
tras la vitrina incrusta la mirada.

De la repisa asoma descarada
 una alhajera.  Gira una silueta
que al candor de la niña  interpreta
 lúdica  danza alegre y desbocada.

La caja musical torna a la niña
a un mundo de ilusión donde los sueños
febriles e ilusorios cobran vida.

Tras el cristal, la bailarina guiña
el ojo y empavona  sus ensueños,
en despertar de  cruda despedida.

JESUS ANGEL  2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario