EPIGRAMA

A un cura que enfermo estaba
y en cama permanecía,
se le acercó la criada
por  si té o café quería.

Esta le preguntó al Mosen..
si le echaba café o té,
y el cura libidinoso
le respondió:  “échate”.


Jesús Angel 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

TRISTE ROMANCE DEL CERDITO ENAMORADO ( CUENTO )

AYER LA VI

LA JUSTICIA INJUSTA