martes, 7 de febrero de 2017

FELACIÓN

Sibilina tu lengua pecadora
que succiona enredada en la saliva;
Lamiendo absorbe y en sus besos liba
el miembro enhiesto que tu boca explora.
No serás una boca redentora
ni alma en pena que emana compungida,
ni bálsamo que cicatriza herida
de un triste corazón roto a deshora.
Tus labios vibran dibujando besos
y en peculiar vaivén tu mano fluye
en mi sexo, y yo de placer cubierto
suspiro relegado a los excesos
de fruición Mi enervado falo intuye
la fuente de placer y en tal acierto
mi flujo ardiente vierto.
Y ya sumido en peculiar espasmo
me conduces a puertas del orgasmo.
Jesús angel Bordonaba

2 comentarios:

  1. por díos ángel...qué pedazo de soneto; tengo la duda de si eso ocurre en la realidad o solo pasa en la ficción

    ResponderEliminar
  2. Jajaja,jajaja. En la ficción, amigo mío. Sólo en la ficción. Jajaja. Un abrazo.

    ResponderEliminar